Aviones

Conozca los dispositivos de la aeronave:

1- Las salidas de emergencia:

Antes de iniciar el vuelo, fíjese en la ubicación de las ventanillas y puertas de emergencia.

  • Si bien varían ligeramente según el tipo de nave, se encuentran a la altura de las alas y en la parte delantera y cola del avión.
  • Están marcadas con letreros en rojo.
  • Se abren hacia adentro.
  • Retirada la puerta o ventanilla, se hace visible una cuerda, en el marco de la misma. Para usarla, se la extiende tirando de ella hasta sentir un tope y se la deja caer hacia fuera del avión.

2- El sistema automático de oxígeno:

En los aviones “jet” existen abastecimientos de oxígeno individuales para casos  de emergencia.

  • Preste atención a las azafatas que explican su uso antes de iniciar el vuelo.
  • Los equipos de oxígeno se ubican en la parte superior delantera del lugar ocupado por cada pasajero.
  • Si se produce un cambio excesivo en la presión de la cabina, la tapa del equipo se abre automáticamente y la máscara queda colgando.
  • En este caso, apague inmediatamente el cigarrillo. Colóquese la máscara sobre la boca y nariz sujetándola con el elástico sobre la cabeza. Respire normalmente hasta que se le indique que la emergencia ha pasado.

3- El chaleco salvavidas:

  • Tire de las correas hacia delante y engánchelas al frente, una a cada lado.
  • Ajústelas hasta que sienta el chaleco bien sujeto al cuerpo.
  • Nunca lo infle dentro de la cabina, pues le dificultaría la salida por las puertas de emergencia.
  • Se infla tirando hacia debajo de las dos perillas que cuelgan de la parte delantera inferior.
  • Si fallara el método anterior, puede inflarlo soplando por los dos tubos negros colocados en la parte superior y a un costado del salvavidas.

Durante una emergencia incotrolable: 

La mayoría de las emergencias aéreas son controlables por la tripulación y solucionadas sin necesidad de informar a los pasajeros.

Cuando esto no ocurra y se le comunique que la nave está pasando por una emergencia, colabore con el personal, comportándose de la siguiente manera:

  1. Permanezca en su asiento, tratando de mantener la calma.
  2. Evite comentarios acerca de lo que usted imagina que está ocurriendo.
  3. Obedezca estrictamente las instrucciones que den los miembros de la tripulación.

En caso de aterrizaje forzoso:

  1. Deben ser arrojados del avión todos los elementos que no puedan ser bien amarrados y que pudieran salir proyectados del mismo al estrellarse.
  2. Apague su cigarrillo.
  3. Aflójese el cuello de la corbata y despójese de cualquier elemento cortante (dentadura postiza, lentes u objetos puntiagudos que lleve encima).
  4. Ponga su asiento en posición vertical y ajústelo.
  5. Verifique que su cinturón de seguridad esté bien abrochado.
  6. Protéjase las piernas y la cabeza con mantas o almohadas a fin de amortiguar golpes y evitar posibles fracturas o heridas.
  7. Adopte la posición de seguridad que indica la figura.
  8. Mantenga esa posición durante las maniobras de aterrizaje hasta que el avión se detenga totalmente.
  9. Salga ordenadamente de la nave, y siempre de acuerdo con las instrucciones que reciba.
  10. Apártese de la nave y permanezca a prudente distancia hasta que los motores se enfríen y el gas esparcido se disipe.

En caso de acuatizaje:

  1. Póngase el chaleco salvavidas.
  2. Siga las normas indicadas.
  3. Al acuatizar sentirá dos impactos: El primero cuando la cola del avión toque el agua y el segundo cuando lo hagan la parte delantera y las alas. Espere a no sentir ningún movimiento hacia delante para desabrocharse el cinturón.
  4. Una vez fuera del avión infle su chaleco salvavidas.
  5. Aborde con calma el bote de supervivencia.

La supereviviencia después del accidente:

Los problemas a enfrentar:

Las decisiones tomadas inmediatamente después de un aterrizaje forzoso son trascendentes. Ellas pueden llegar a significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Si bien los riesgos dependen en gran parte del medio ambiente de que se trate (selva, desierto, montaña, mar, etc.), la situación de supervivencia provoca en todos los casos estados de estrés debidos a la multiplicidad de factores adversos que es necesario enfrentar.

Los principales son:

1- El frío:

  • Frío quieto: Depende de la temperatura. Es el más soportable.
  • Frío con viento: Se pierde más calor que en el caso anterior.
  • Frío en el agua: La pérdida de calor es más rápida y, por lo tanto, más peligrosa.
  • Frío con viento y mojado: Aumenta la velocidad de la pérdida de calor.
  • Frío mojado con congelamiento de ropa: Muerte inevitable.

2- El calor:

  • Calor intenso: Postración y peligro de muerte.
  • Calor intenso al sol: Calambres, shock, insolación y muerte.
  • Radiación solar por exposición o reflexión: Quemaduras graves.
  • Reflejos sobre agua o nieve: Daños a la vista, ceguera

3- La sed:

  • Por falta agua: deshidratación con peligro de muerte. Trastornos emocionales que pueden llevar a la desesperación.
  • Sed psíquicas: provoca suicidios y estados de locura.

4- El hambre:

  • La falta de alimentos no causan problemas inmediatos, ya que el organismo la resiste mucho más que la falta de agua. Sin embargo, se suma como factor de depresión anímica.
  • Envenenamiento por ingestión de recursos naturales desconocidos.

5- Estados de shock:

  • Se producen generalmente por heridas graves que causan dolor agudo, o por emociones violentas.

6- Peligro animal:

  • Los que pueden provocar los tiburones en el mar.
  • Leones, tigres, pumas, etc., en el lugar donde habitan.
  • Serpientes, insectos, arácnidos venenosos, sanguijuelas, escorpiones, mosquitos, etc.

Normas generales de supervivencia:

1- Salvar la vida.

  • Salir rápidamente de un avión accidentado o con fuego, o abordar una balsa en un amaraje exitoso.
  • Evacuar a los imposibilitados y aplicar auxilios médicos de urgencia.

2- Tomarse un período de descanso.

  • Permite clarificar ideas y planificar la acción futura.

3- Determinar si es más conveniente permanecer en el lugar o salir a buscar ayuda. En casi todos los casos es más ventajoso permanecer en el sitio del aterrizaje puesto que:

  • Desde el aire es más visible el avión que un grupo de hombres caminando. Además, cabe la posibilidad de que alguien haya visto caer la máquina.
  • El avión puede proporcionar diversos elementos indispensables, como por ejemplo, material para refugio, fuego y señales.
  • Viajar resulta más peligroso que acampar en condiciones de supervivencia, especialmente en zonas escabrosas.

4- Hacer señales. Si se resuelve esperar el rescate, deben usarse todas las señales posibles para ser localizados.

  • Si funcionara la radio del avión debe transmitirse regularmente aunque no se obtenga respuesta. (De ser posible, hacer funcionar un motor para mantener cargada la batería).
  • La señal de socorro S.O.S. o la del código universal I.C.A.O. pueden construirse en el suelo en medidas de, por lo menos, 2,50 metros, utilizando piedras, troncos, telas, tierra o nieve removida, o, en última instancia, con personas acostadas.
  • Señales de humo (de día) y fuego (de noche). El humo negro es más visible en días claros. Se logra echando al fuego gomas, trozos de tapizados, aceite de motores o trapos engrasados. El humo claro señala mejor en días oscuros. Se obtiene agregando al fuego hojas verdes, musgo o un poco de agua.
  • Señales con espejos.
  • El lugar puede también hacerse visible:
  • Variando todo lo posible su fisonomía habitual.
  • Alineando objetos metálicos que puedan reflejar la luz solar.
  • Desplegando paracaídas.
  • Distribuyendo telas anaranjadas enrededor.

5- Buscar refugio.

6- Organizarse.

  • Es conveniente que se asigne un trabajo a cada miembro del grupo y se nombre un jefe que los dirija. De esta manera se aliviarán tensiones y se cumplirá con todas las tareas.

7- Recoger combustible, alimentos y agua.

  • Recuerde que el agua es aún más importante que los alimentos sólidos para la supervivencia. Si escasea, raciónela de manera de conservarla la mayor cantidad de días posible.

8- Conservar un estado anímico favorable. Para ello tenga en cuenta los siguientes preceptos:

  • Ubíquese geográficamente.
  • Intégrese física y mentalmente a la zona.
  • Recurra a sus conocimientos y habilidad.
  • Aprenda las habilidades básicas.
  • Higienícese.
  • Economice sus fuerzas.
  • No cometa imprudencias.
  • Cuide su salud y su equipo.
  • Trate de vencer el pánico.
  • Confíe en su voluntad y capacidad de vencer.